28 junio, 2012

By Rulymel: No me cuentes tu vida!

Como no podía ser de otra manera, tras el descubrimiento del sinfín de variedades de cerveza existentes, nos picó el gusanillo geminis este que tenemos y no tardamos mucho en hacernos la siguiente pregunta: Y si hacemos nuestra propia cerveza?

Buzeando un poco por internet, descubres que el proceso de elaboración de cerveza casera no es muy complicado y, hay en el mercado toda una serie de equipos amateur para iniciarte en este delicioso mundo a un precio muy asequible.



Para qué! Ya no había excusa! Teníamos que hacer nuestra propia cerveza!!!

Pero para eso primero tenemos que saber cómo se hace, claro. A groso modo, la elaboración de cerveza consta de una serie de etapas:

1. Malteado

Esta es la primera fase de la elaboración de la cerveza y consiste en hacer germinar el grano de cereal durante un breve periodo de tiempo para que el grano segrege unos enzimas que convierten el almidón en azúcar para alimentarse. En ese momento, se para la germinación y se seca el grano, con lo que se obtiene el cereal malteado.



Esta etapa no se suele hacer en la elaboración casera a pequeña escala, ya que normalmente uno compra el cereal malteado. En el mercado hay muchos tipos de malta que se combinan para obtener la receta deseada.

2. Molienda

La malta se muele para romper el grano y dejar al descubierto el almidón y las amilasas pero sin triturar la cascara, que después servirá de filtro del mosto. Se hace con unos molinillos manuales.



3. Macerado

Se trata de transformar el almidón del grano en azúcar (maltosas) por medio de la immersión en agua a 65º de la papilla que hemos molido durante dos horas. Pasado este tiempo se separa el líquido del dolido quedando lo que llamaremos mosto.



4. Aspersión

Para rescatar todo el azucar atrapada entre la cascarilla del grano, se riega la parte sólida que nos ha quedado (bagazo) con agua caliente y se recupera el mosto diluido resultante.

5. Cocción

Se ha de hervir el mosto durante 90 minutos. En esta fase, en distintas etapas añadiremos los lúpulos y demás componentes que deseemos para dotar a la cerveza del aroma y gusto que queramos.



6. Enfriamiento

Ahora, se debe enfriar el mosto lo más rápido posible, ya que a las temperaturas que está, le gusta tanto a las bacterias como a nosotros la cerveza resultante, con lo que podría estropearse toda la cerveza.

7. Fermentación

Es el trabajo de la levadura, que transforma el azúcar maltosa en alcohol y CO2. Es importante que se introduzca la levadura a la temperatura correcta, de lo contrario podríamos "matarla". Durante 6-7 días, estos simpáticos hongos transformarán el mosto y lo dejarán a punto para la fase final. Es muy importante en esta fase la temperatura a la que se guarda el fermentador.

Si se desea, se puede luego realizar una maduración a baja temperatura del mosto fermentado, para ganar matices y que quede una cerveza más cristalina.

8. Envasado

Una vez acabada la fermentación, viene el paso más engorroso para mí, que es el embotellado. Más que nada es que tienes que limpiar todas las botellas que vamos a necesitar.

Al mosto fermentado, se le añade un almibar con una cantidad controlada de azúcar. Este azúcar, servirá de alimento a la levadura residual que hay en el mosto y se convertirá en un poquito más de alcohol y CO2, que al no poder escapar de la botella por estar cerrada, será el gas que nosotros encontraremos al abrir la botella.



La cerveza necesita un mínimo de 2 semanas para poder consumirse y, guardada en buenas condiciones, puede estar un año o año y medio madurando para desarrollarse completamente.




Y ya está no hay más.

Para iniciarnos en la elaboración, decidimos empezar por lo básico, para ir aprendiendo poco a poco y compramos un kit de iniciación, en el que tenemos lo necesario para realizar las fases 7 y 8 del proceso.
Para ello utilizaremos unos kits de productos que son una especie de jarabe, donde alguien ha hecho las fases anteriores. No se puede manipular la cerveza resultante apenas, pero merece la pena empezar poco a poco para no cometer errores y desanimarse antes de tiempo.

Nuestra primera cerveza fue una IPA de la casa Brupacks.



Seguimos al pie de la letra las instrucciones del prospecto y a las 24 horas de añadir la levadura, estaba fermentado tan ricamente, como se puede ver en el video.

video


Tras la fermentación, embotellamos y esperamos impacientemente las dos semanas necesarias para la carbonatación. Sentados en casa probamos abrir la primera botella y.... ta-chan!!!! Tenía un aspecto tremendo y estaba ríquisima!! No veas que ilusión más grande.



Así que Mel se curró esta pedazo de etiqueta tan chula y procedimos a la presentación de "No me cuentes tu vida" una cerveza tipo RI.P.A. (Ripollet Pale Ale).



La presentación fue un éxito total.



Repartimos cervezas a diestro y siniestro a todos nuestros amigos (o a casi todos), pero en breve nos quedamos sin existencias, así que ya estamos preparando una segunda fermentación, con la que daremos el salto a "Todo grano" tras los calores del verano.

Con tanto escribir, me ha dado una sed! Voy a abrirme una cervecita....

25 junio, 2012

Schwaben Bräu Das Helle



Cerveza: Schwaben Bräu Das Helle
País: Alemania
Estilo: Dortmunder/Helles
Servir en: Vaso Lager
Puntuación (Jun-2012)

Ratio ratebeer: 23/29 %
Puntuación ratebeer: 2.66

Mi puntuación: 4/10








Una lager con una bonita botella y una etiqueta curiosa. Por lo demás, no deja de ser una cerveza del montón, apenas distinguible a cualquier marca industrial de las que tenemos por aquí. 

De color rubio pálido, sin apenas espuma. No presenta apenas matices aromáticos y su sabor es de lo más común. 

Nada en absoluto por lo que decantarse por ella, excepto su bonita botella de 50 cl con tapón tipo "casera", muy útil para embotellar tus propios brebajes.