27 febrero, 2014

Arevaka Corazón de enebro

Imagen: zumodecebada.wordpress.com
Cerveza: Arevaka Corazón de Enebro
País: España (Castilla y León)
Productor: Cerveza Arevaka
Estilo: Irish Ale
Servir en: Pinta

Puntuación (Febrero -2014)

Ratio ratebeer: --/-- %
Puntuación ratebeer: 2.79

Mi puntuación: 8.5/10


En nuestra visita a Soria, además de pasear por sus fantásticos montes y disfrutar de su portentosa gastronomía, también hubo tiempo para probar sus cervezas. Ya comentamos aquí que nos trajimos una botella de Caelia Trigo, pero también me hice con este estupendo y cuidado pack de una marca que me era totalmente desconocida: Cervezas Arevaka.


Su nombre proviene de los arevacos, una tribu prerromana perteneciente a la familia de los celtíberos, situada entre el sistema Ibérico y el valle del Duero, lindando al oeste con los vacceos, establecida en el centro de la península Ibérica en la actual España. Roma formó con los arévacos tropas auxiliares para su ejército imperial. Para conocer algo más sobre estos chicos, pincha aquí.

Pero volviendo a nuestro amado elixir en sí, hay que comentar en primer lugar el exquisito diseño de la etiqueta, con un símbolo celtíbero en diferente color según el estilo de birra, y las letras de la marca en relieve. ¡La encuentro preciosa! (Y además, la he podido sacar casi entera para mi colección).

En botella presenta un color marrón con bonitos toques rojizos, coronada por una buena capa de espuma de color hueso de dos dedos, como debe de ser.

El aroma es fuerte, malta con predominio del caramelo y ligeros matices tostados, pero lo que más se nota en nariz es el aroma resisono y boscoso del enebro. Y es que como su nombre indica, la cerveza lleva enebro como uno de sus adjuntos principales, aunque desconozco si único.

El enebro, base de la fabricación de la mayoría de ginebras, es un ingrediente muy conocido en el mundo del gin tonic, pero no tan usada en la elaboración de cervezas.

He de reconocer que me gustan las cervezas elaboradas con plantas aromáticas, como el romero o el tomillo. Era la primera ocasión en que disfrutaba de una que contara con enebro como principal.

El sabor es un reflejo del aroma, destacando el dulzor inicial de la malta, al que enseguida se fusiona el sabor fuerte y resinoso del enebro y matices más tostados, con un contenido de lúpulo medio. En conjunto el balance es estupendo y la cerveza es muy sabrosa.

Cuerpo medio, con un toque aceitoso. Final prolongado, con notas herbales de lúpulo. Carbonatación correcta.

Estupenda cerveza. Espero que las dos otras botellas tengan el mismo nivel de calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario