22 enero, 2018

Birras especiales #2. Westvleteren XII

Año Nuevo y Propósitos viejos; entre ellos el de recuperar mi olvidada bitácora cervecera tras un par de años de cierto bajón blogero. Y que mejor idea que recuperarlo con un clásico entre los clásicos: la (ya no tan) mítica Westvleteren XII.

Mi historia con esta cerveza tiene dos capítulos bien diferenciados. En 2010, unos amigos que residen en Bruselas me regalaron la guía Lonely Planet de Bélgica y Luxemburgo, invitándonos a mí y a la familia a ir a visitarlos. Como somos de los que vamos allá donde se nos invita, en 2011 nos presentamos allí. Con los deberes hechos (me leí todas las páginas de la guía referentes a la cerveza) nos lanzamos a la caza de la por entonces, complicada de encontrar Westvleteren XII, reina indiscutible de RateBeer en aquellos tiempos. La verdad es que no nos costó demasiado econtrarla en una de las múltiples tiendas que venden cerveza en la capital (aunque en teoría no se podía revender en tiendas y había que conseguirla en la propia abadía. De aquel momento, nos queda un gran recuerdo... y una foto.

Superado el reto de "probar la mejor cerveza del mundo", guardamos la anécdota en el baúl de los recuerdos hasta el año siguente, en el que los monjes de la abadía decidieron emerger en los mercados especulativos y lanzaron una edición limitada que mi amada mujer me regaló para mi cumpleaños.



Así llegó a nuestras manos el famoso pack de Westvletern XII con sus dos copas para compartir entre dos personas; regalo que me entusiasmó.


Desde entonces, en ocasiones muy especiales abría una de estas maravillas para disfrutarla con toda la tranquilidad que se necesita.

Este pasado fin de semana, para celebrar que tras un accidente aún sigo teniendo todos los dedos de la mano, decidí abrir la última que me quedaba, y que llevaba en el trastero desde junio de 2011, prácticamente 7 años de guarda.

Esperando que el paso del tiempo en un lugar no del todo apropiado para su conservación no hubiese hecho mella en tan preciado caldo, abrimos la botella. En seguida nos inundaron los aromas a frutas rojas maduras, malta dulzona y especies, con un arrullo alcohólico que prometía un trago largo y disfrutón.



Al primer trago se disuelven las dudas: sigue cojonuda! A medida que se va calentando en copa, el alcohol va temperando el ánimo y el sabor de la cerveza se instala en cada una de las papilas gustativas con plenitud de sabor.

Algo más de una hora después, apuramos el último trago, dando fin a una pequeña historia cervecera que permanecerá en mi memoria hasta que el señor alemán nos permita.





26 septiembre, 2017

Balcanes Cervecero 2017

En esta ocasión, el verano nos llevó de viaje por los Balcanes, un recorrido en caravana que nos permitió visitar Eslovenia, Croacia y Bosnia i Herzegovina. Como siempre que viajamos, la cerveza no es lo principal, pero siempre hay hueco en nuestra agenda para poder probar algunas referencias y visitar algún que otro garito.

Esto es lo que encontramos sin buscar en nuestro periplo:

Eslovenia


Eslovenia es sin duda es país más avanzado de los tres y en el que es realmente fácil encontrar en supermercados variedades locales, aunque el mercado está copado como siempre por las lagers facilonas e insulsas como Lasko o Union, las cervezas de consumo que te perseguirán por todo el país (y por Croacia).

No obstante, siempre podías encontrar cosas diferentes en los supers y, sobre todo, en el centro de Ljubljana, su capital, donde el centro histórico que discurre por el río Ljublianica posee un bonito ambiente bastante relajado para lo turístico que es, y donde puedes tomarte algunas pintas de cerveza local tranquilamente mientras paseas por la ciudad.

Nosotros nos sentamos en el Zlada Ladjica Pub, del que pude sacar esta horrible foto, y en la que tomamos una rica IPA que hace honor a la ciudad. Una cosa a tener en cuenta es que el nivel de precios de Eslovenia es parecido al de España, si no algo superior, pero tomarse una buena pinta sale algo más económico que en la carísima Barcelona.


Así pues, no fue nada complicado el que, cada noche, al llegar a la caravana, abriéramos una buena cerveza eslovena con la que acabar el día.

También es muy fácil encontrar referencias austriacas en los locales, sobre todo del norte. La Brauhaus Brewery era una de las más fáciles de encontrar, y estaban riquísimas.



Croacia


Al igual que en Eslovenia, las mismas lagers son la base del consumo generalista, y es lo que se encuentra por todos los lados.

Por otro lado, es relativamente sencillo encontrar cervezas locales tanto en supermercados como en locales de zonas con ambiente turístico y en el centre de Zagreb no te faltarán los garitos para poder saborear unas buenas cervezas locales.

El Pivnica Medvedgrad Ilica es un buen restaurante donde comer a gusto y degustar cerveza local (aunque no de las mejores) en el centro de la capital.

Nuestra ruta hizo que la zona costera croata fuese el final de nuestro viaje, por lo que, como viene siendo habitual, nos hicimos con un buen cargamento de referencias locales para que la vuelta a la normalidad no fuese tan repentina.



Bosnia i Herzegovina


Bosnia i Herzegovina es sin duda el país menos turístico y el que quedó peor parado de los tres tras la sangrienta contienda de la desintegración de Yugoslavia.

Esto se nota en la cerveza también (bastantes cosas había que hacer como para ponerse a fermentar IPA's) y la ciudad esta monopolizada por Sarajevsko, cuya fábrica y museo se pueden visitar en la capital y que es toda una institución. Durante el sitio de la ciudad, que duró unos tres años, y pese a las bombas que cayeron, la fábrica continuó haciendo cerveza (apenas el 3% de la producción normal) y además era el único punto de abastecimiento de agua potable de la población.


El centro de Sarajevo es un bullicio de gentes que deambulan por sus callejas repletas de artesanía y en la que la influencia musulmana es mucho más visible. Enfocada hacia el turismo, abundan los restaurantes y puestos de comida rápida, pero encontrar algo como una cervecería tal y como estamos acostumbrados no es sencillo. Quizás el local que más se acerque a ello, además de la taberna de la propia fábrica Sarajevska Piva, es el Guinnes Pub Sarajevo, donde se pueden encontrar algunas cervezas como Sarajevsko no pasteurizada y el buque insignia irlandés.


Y hasta aquí esta brevísima pincelada del panorama cervecero que nos podemos encontrar sin dedicar nada de tiempo ni esfuerzo a ello, simplemente dejándote llevar.

Aquí lo que aún nos queda para seguir disfrutando de cervezas balcánicas.


27 junio, 2017

De Birras por el Mundo: Polonia #5

Cerveza: Piwo bez soku
Estilo: Pale Lager Fabricante: Browar Staropolski
Apariencia: Notas: Aroma ligero a malta y alcohol. Sabor con un punto extraño. Alcohol prominente y mal integrado, desbalanceada. 
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Cansa ya la primera vez



Cerveza: Bruderove
Estilo: American IPA Fabricante: Browar Brodacz
Apariencia: Notas: Color pajizo y buena capa de espuma. Aroma fresco con notas herbales. Sabor afrutado, con presencia de cítricos y un amargor medio con notas a hierba fresca. Cuerpo ligero (en el que se esconden perfectamente esos 6.5 %ABV)
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Bajo el sol, a litros.


Cerveza: Bytów Ciemne
Estilo: Dunkel Fabricante: Bytów Browar
Apariencia: Notas: Poco aromática, sabores tostados con un final bastante lupulado. Cuerpo ligero. Pasable sin más
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? No.


Cerveza: Jabłonowo Piwo na Miodzie Gryczanym
Estilo: Especiada / herbal / Vegetal Fabricante: Browar Jablonowo
Apariencia: Notas:
Aroma: miel.
Sabor: miel.
Textura: miel.
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Sólo para abejas



Cerveza: Koreb Herbowe
Estilo: Especiada / herbal / Vegetal Fabricante: Browar Koreb
Apariencia: Notas: Horrible! Algún problema gordísimo de elaboración o la cosa más terrible del mundo!
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Estamos locos?

13 junio, 2017

Birras especiales #1

Nueva sección para hablar de esas cervezas que tienen algo más de historia que el mero hecho de probar algo diferente o saciar la sed.

Aunque siempre se puede decir que cada momento es especial, los hay que son aún mucho más especiales por diversas circunstancias. Éste es el caso que nos ocupa.

Iniciamos la historia (aunque originalmente no iba a ser la primera), con la historia de un camino: El Camí del Nord o Camí del Exili, que como su nombre indica era la ruta de penoso peregrinar para todos aquellos que durante la guerra civil española tenían que huir a Francia para poder salvar la vida.

Hoy en día es uno de los muchos senderos de gran recorrido (GR) que recorren España y que, en este caso, nos lleva desde la orilla del mar en Mataró hasta coronar la pica del Canigó. El pico, de 2784 m de altitud, tiene un gran simbolismo para los catalanes, inspirando leyendas, canciones y poemas durante siglos.

Una de las tradiciones más bonitas es la Flama del Canigó, tradición por la que cada 22 de junio la gente sube para encender una hoguera que se vigila durante toda la noche. Al día siguiente se baja hasta Perpiñán con antorchas encendidas de esa hoguera y vuelve cada uno a su lugar de origen para encender todas las hogueras de la noche de San Juan.

En verdad es un pico más que accesible a todo el mundo, por lo que siempre está a tope de gente. Nosotros subimos en una etapa doble, desde Prats de Molló, por el refugio de Marialles, en el que sorteamos un desnivel acumulado total de 2700 m aproximadamente, lo cual hace más que especial las dos cervezas que allí tomamos: la tradicional Leffe Blonde y Edelweiss wit.

No serían las cervezas que uno escogería si pudiese elegir, pero sin duda, sientan de muerte después del esfuerzo y la satisfacción de haber llegado hasta allí.

Salut!!!

Leffe. En el refugio de Marialles, tras 1600 m de desnivel.
El momento más esperado!
Celebrando la llegada al refugio de Cortalets, fin del trayecto.

09 junio, 2017

De Birras por el Mundo: Polonia #4


Seguimos dándole cancha a las cervezas que pudimos probar en Polonia. Aquí va la cuarta entrega.



Cerveza: Piwo Benedyktyńskie
Estilo: Pilsner Fabricante: Benedictinus Memes
Apariencia:
Notas: Rubia ligera, sin apenas matices y final aguado. Lo único destacable un final ligeramente lupulado que le da algo de sabor
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? No lo vale.


Cerveza: Grand Imperial Porter
Estilo: Baltic Porter Fabricante: Browar Amber
Apariencia:
Notas: Cacao a mansalva, maltas tostadas y moca. Dulce y con un toque alcohólico muy bien ajustado. Riquísima, y todo por menos de 2 €.
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Amor a primer trago!


Cerveza: Fortuna Komes Porter Baltycki
Estilo: Baltic Porter Fabricante: Browar Foruna
Apariencia:
Notas: Maltas oscuras y ligero café en aroma. Sabor a maltas tosatadas, vainilla con un buen toque alcohólico pero bien integrado que deja un retrogusto como un buen licor. Para beber con calma y placer
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Claro que sí!



Cerveza: Watra Marcowe
Estilo: Märzen Fabricante: Watra
Apariencia:
Notas: Aroma demasiado ligero. Notas acarameladas y levadura con un final ligeramente amargo.
Cuerpo ligero.
Pobre en general
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? No, con todo lo que hay por allí...



Cerveza: Markowy Wilczy Szlak
Estilo: IPA Fabricante: Browar Markowy
Apariencia: Notas: Bastante aromática y con una base maltosa más que aceptable. Amargor suave y herbal.
Rica. Sin sorpresas
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Sí, nos gustó

06 junio, 2017

De Birras por el Mundo: Polonia #3

A pesar de que últimamente me ha saltado la puntuación de muchas de las cervezas que he bebido, gracias a la excelente aplicación de Adrián, de Cerveza Rudimentaria, hemos salvaguardado la percepción que tuvimos en su día al probar otras muchas. He aquí la ficha de las cinco siguientes:



Cerveza: Fasberg Jasne Pelne
Estilo: Pale Lager Fabricante: Van Pur S.A: (Para Biedronka)
Apariencia: Notas: La lager de siempre, como todas las demás. Nada que destacar.
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Es posible que no puedas escapar


Cerveza: Okocim Jasne Pelne
Estilo: Pale Lager Fabricante: Okocim (Kalsberg Polska)
Apariencia: Notas: Lager maltosa con un punto a caramelo y final algo amargo. No está mal para lo que uno podía esperar
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Por lo menos sabe a algo.


Cerveza: Lech Premium
Estilo: Premium Lager Fabricante: Poznan Brewery (Ashai)
Apariencia: Notas: Algo más fina y suave, con un punto lupulado final de agradecer. Aunque tampoco hay que pasarse con lo de premium
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Mejor que otras opciones similares.


Cerveza: Kingpin Diggler
Estilo: Baltic Porter Fabricante: Browar Kingpin
Apariencia: Notas: Maltas tosatadas, chocolate y un final amargo y resinoso. Durante un rato buscamos el café y las avellanas que se suponía teníamos que encontrar.
Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Porters a esos precios? Pues va a ser que sí

Foto cogida de este blog

Cerveza: Reden Cienne
Estilo: Dunkel/Tmavý Fabricante: Minibrowar Reden
Apariencia:
Notas: Caña de barril en terracita polaca. Coor marrón oscuro y opaco. Sabor a maltas tostadas, café en su justa medida y final lupulado.

Aroma:
Sabor:
Etiqueta:
Nota final: ¿Repetimos? Sí, y con algo de picar aún mejor!

30 mayo, 2017

Warning - Low Lupulus Level in Blood

Desde finales del año pasado llevo un tiempo que no le dedico al blog. Quizás sea una saturación de lúpulo y malta que nos ha bajado la energía a la hora de escribir y leer sobre cerveza, una necesidad de relajarse y apartarse un poco de la línea de fuego.


El hecho es que parece que me he relajado hasta tal punto que ni tan siquiera me ha apetecido este año ir al BBF, visita obligada desde aquella primera loca edición. Sinceramente, la sola idea de tener que "estudiar" el inmenso listado de cervezas o dar un paseo por el sinfín de expositores para decidir que cerveza tomarme, me daba un poco de grima.

Warning: Lupulus Level down!
 
Quizás haya sido que como somos géminis; mis gemelos han dedicado mucha más fuerza a otras de las aficiones que germinan y se marchitan en mi alocada cabeza como florecillas de temporada según sople el viento. Será que, como dice mi querida mujercita, tengo un TOC (o varios).

Pero como ya me como la cabeza bastante con el curro y los telenoticias, no voy a buscar un culpable a mis cíclidos  cíclicos estados de obsesión y vamos a dejar correr la espuma en el vaso.

He intentado un par de veces retomar el blog, pero como aquello de dejar de fumar, lo primero es que "realmente" quieras dejar de hacerlo, y la verdad no es que me viera realmente con ganas de hacerlo.

Pero de nuevo el gusanillo ha vuelto a merodear por los alrededores. Puede que sea la proximidad del verano y la fascinante idea de descubrir nuevas cervezas allá donde nuestra inquietud viajera nos lleve, puede que sea que se ha completado un ciclo más y empezamos de nuevo, o simplemente es que el nivel de lúpulo en sangre está al mínimo en cuanto  a las ganas de volver a bucear entre las burbujas de la blogosfera y las redes sociales. El hecho es que parece que ahora sí vuelvo a tener las ganas de leer y escribir en esta bitácora hasta que el siguiente ciclo la deje parada durante un tiempo de nuevo.

Puede que esto sea estoy seguro que esto es un tostonazo para cualquiera que decida malgastar algo de su preciado tiempo en leerlo, pero como no tenemos memoria, estoy seguro que dentro de un tiempo me hubiese preguntado. ¿Por qué no escribí durante seis meses en el blog? La respuesta es simple:

Warning: Low Lupulus Level in Blood